cabezal
BOTONERA
Imprimirimprimir enviar enviar correo

Municipio de Castillos

 

:: Sección
Información
Noticias
Opinión
Editorial
Deporte
Portada | Todos los títulos
Portada Papel
Separatas en PDF

Frigorífico Copayan | Rocha, Uruguay

:: Servicios
Contacto
Titulares por e-mail
Staff
Nuestra Historia

 

 

Rocha, Jueves 5 de marzo de 2009

El ecologista Partido del Sol busca una “Revolución Verde” y se integra con Larrañaga

Sumar a los desencantados
 
Por Heraclio Labandera
 
La aparición en filas del Partido Nacional del único partido declaradamente ecologista del país, representa para el nacionalismo la oportunidad de integrar una grifa que hasta ahora era patrimonio de la izquierda. También significa crear un ámbito de crecimiento para que los que llegan.

Con un acto exótico para la semiótica blanca de héroes a caballo y caudillos con historias rudas, los ecologistas del Partido del Sol se sumaron a filas del Partido Nacional en una movilización sencilla y a su medida, de militancia voluntariosa y artesanal.
Si bien el discurso de los “verdes” uruguayos tiene todo el sabor “naif” de las propuestas utópicas que suelen agitar los colectivos centrados en la ideología, la plataforma mostrada por el ecologista Homero Mieres durante su presentación en sociedad, representa para el nacionalismo la oportunidad de un aporte cualitativo relevante que no deberá caer en saco roto.
La urgente necesidad de votos que los partidos tienen a la hora de las elecciones, en ocasiones –más de las que se debiera, por cierto- hace olvidar a los dirigentes de multitudes, la necesidad de sustentar el discurso electoral de circunstancia con propuestas ideológicas que le aporten permanencia a lo accidental.
En este caso, además, Homero Mieres arrastra la pesada mochila de la decepción de los que se fueron de la izquierda pagados de desengaño.
“Lo digo con pena, porque yo sumé ahí”, afirmó el dirigente en el acto inaugural de la “Casa del Sol”, sede central del partido homólogo, refiriéndose al Encuentro Progresista donde su Partido del Sol votó en las elecciones de 2004.
“Me fui decepcionado”, concluyó este líder que en los comicios de 2009 votará aliado al sector Alianza Nacional, en respaldo de la candidatura presidencial de Jorge Larrañaga.
Y conciente de que su principal fortaleza radica en la formulación de propuestas y conceptos capaces de vertebrarse al discurso nacionalista, Homero Mieres reivindicó la realización de una “Revolución Verde y del Sentido Común” con una agenda de soluciones concretas para la urgencia social.
En un discurso dicho con la didáctica del predicador, Mieres habló de la vuelta a la tierra, de los pueblos vacíos del Interior, de la falta de seguridad en la gran ciudad y de los jóvenes sin trabajo ni formación condenados al delito, de la necesidad que crear en toda la República una red de centros de formación en oficios –que llamó unidades de formación y docencia-, y de alentar una agricultura alternativa a la ya existente, cultivando yerbatales, amaranto, achiras o paltas, por sólo citar algunas de sus propuestas productivas.
Aprovechó también para criticar el desinterés del presidente Tabaré Vázquez por recorrer el país debido a la sequía, y en cambio optar por “salir en la foto” promoviendo el Plan Cardales, al que presenta como una revolución propia, cuando en realidad es la adaptación local de una idea del empresario estadounidense de computadoras Nicolás Negroponte, para vender más.
“¿Qué van a hacer los niños en las escuelas rurales con computadoras, si el campo se muere por la seca?”, se preguntó.
  

Analogías

 
En Europa y Estados Unidos el ecologismo es un tema relevante en la agenda política de los partidos desde hace muchos años, a veces integrado al discurso de las estructuras partidarias ya existentes, como sucede dentro del Partido Demócrata estadounidense, de cuyo seno salió un líder en el tema como el ex vicepresidente Al Gore, o nucleado dentro de formaciones políticas expresamente ecologistas, como es el caso del Partido Verde alemán y de algunos otros partidos de la Europa nórdica.
El ecologismo se puso al rojo vivo en Uruguay cuando se detonó el primer piquete argentino contra Botnia, pero ya antes había cobrado forma de partido político.
El actual Partido del Sol Ecologista es una escisión del desaparecido Partido Verde Eto-Ecologista, una agrupación política surgida en las primeras elecciones del período democrático (1989) a imagen del Partido Verde de los alemanes, bajo el liderazgo de Homero Mieres y la candidatura presidencial del emérito Rodolfo Tálice.
Con una militancia artesanal que captaba sonrisas y simpatías entre los montevideanos, los verdes criollos se pusieron de moda pero al final cosecharon un exiguo electorado de 10.835 votos (0,55%).
Con crecientes diferencias internas, la coalición ecologista sufrió un previsible cisma y en las siguientes elecciones (1994) los ecologistas comparecieron divididos en dos facciones: el Partido Verde, ahora bajo el exclusivo liderazgo de Rodolfo Tálice que quedó con el lema, mientras que los escindidos concurrieron bajo el nuevo lema que denominaron Partido del Sol-Ecologistas, liderado por Homero Mieres.
En esos comicios, el primero obtuvo 5.498 sufragios (0,27%) y el segundo 2.258 (0,11%), logrando cosechar entre ambos grupos algo más de 7.700 votos.
Tras el resultado, la agrupación de Tálice sufrió una fuerte disgregación y al final el Partido Verde Eto-Ecologista desapareció como lema, dejando los estandartes ecologistas bajo el palio del Partido del Sol-Ecologista.
El itinerario político de esta agrupación fue errático, ya que después de cotizar problemas y deudas terminó dentro del Frente Amplio operando como un sublema en de la coalición de izquierda.
En las últimas elecciones el Partido del Sol votó dentro del Encuentro Progesista-Frente Amplio, con presencia electoral sólo en Montevideo, donde obtuvo 1.483 votos en la elección nacional de 2004 y 2.845 sufragios en los comicios municipales de 2005.
Es de sospechar, entonces, que el aporte electoral de los ecologistas no será determinante si los comicios se definieran por grandes números –aunque nunca debe descartarse que los márgenes resulten ajustados y un voto sea la diferencia entre victoria y derrota-, pero si lo será el aporte que puedan realizar al discurso nacionalista en una materia que toma cuerpo en el seno de la corrección política.
Con un Discevery Channel emitiendo todas las semanas programas sobre la naturaleza furiosa, videoclubes que ofrecen la última de James Bond junto al documental de Al Gore sobre el calentamiento global (“La verdad incómoda”) y funcionarios de gobierno que antes de abrir la billetera a los productores rurales ganan tiempo filosofando sobre el cambio climático, el tema ecológico está llamado a ocupar en los próximos años un lugar preponderante en la sensibilidad política del electorado nacional.
 

Colofón

 
La histeria de Gualeguaychú y el control de la contaminación del Río Uruguay serán apenas una anécdota al estilo final del Mundial de 1930 entre Argentina y Uruguay, al lado de los asuntos relevante de naturaleza ecológica que el país deberá resolver en los próximos años.
Temas como la intención de retener y acopiar el agua de las precipitaciones para evitar que el agro padezca la carencia de agua de este año, el vital problema del abaratamiento de la energía mediante el desarrollo en el país de la energía nuclear, y hasta problemáticas sanitarias impensadas para un territorio templado como el nuestro que sobrevendrán si aumenta la temperatura del país, auguran un terreno fértil al discurso ecológico.

 

 

 

Supermercado Makro Chuí

:: ARCHIVO ::
Click aquí para ir al mes anterior
Octubre /2018
D
L
M
M
J
V
S
-
5
6
7
13
14
15
16
17
18 19
20
21
22
23
24
25 26
27
28
29
30 31 - - -
-click en la flecha izq. para ir al mes anterior-

--



Acuarella Hotel - Punta del Diablo


Cambio Rocha

 

 
 

 

 

 

   

Copyright © EL ESTE 2003
Todos los derechos reservados
Zorrilla Nº 70, Rocha-Uruguay Tel/Fax: (0059847)-22099